ruth-nadal-equip.jpg

Soy Ruth Nadal
y crecí entre herramientas
y artesanos.

Mi padre me transmitió los secretos de un oficio antiguo y apasionante en el que he encontrado mi lenguaje.

 

La tradición del trabajo hecho a mano y el valor de lo único guían mis manos, que son el puntal expresivo de mi creatividad.

 

 

taller.jpg

Tus manos dan sentido a mis joyas, porque las elevan a otro nivel, transformándolas en una parte de ti.

Entiendo la joyería como un camino con el que te expresas, con el que hablas sin palabras, con el que te muestras y defines tu personalidad de una manera muy visual, que te hace única. Por eso me gusta hacer piezas irrepetibles y exclusivas, joyas que te complementan porque conectan con tu esencia más pura. Desde el taller, y con materiales de primera calidad, imagino, esbozo y creo un universo de joyas, que vibran con diferentes frecuencias esperando encontrar la tuya.

 

Creo que cada pieza está destinada a una persona en concreto, con la que surgirá la magia y se producirá el flechazo. Este momento emocionante e intenso es lo que me motiva para hacer joyas con alma, cálidas y personales. La conexión que lleva al enamoramiento total y al vínculo, es un tesoro que hace que mi joyería sea humana, emocional y tierna.

fermalls.jpg

Crear una joya es apasionante. Sentarse en la mesa de joyero, abrir el cajón, coger el metal y las herramientas y dejar que todo fluya, es una sensación indescriptible. La creatividad tiene muchos caminos por recorrer que a veces me guían a convertir una idea en una joya, y en otros, me llevan directamente a escuchar el metal, las piedras o las manos y dejarme llevar. La sorpresa va ligada a la creatividad, y le da al oficio de joyero un toque mágico y ancestral, a veces druídico.

mans.jpg

Reivindico las manos como idea de valor y como fuente de expresión

Defiendo el respeto por el oficio artesanal y tradicional en pleno siglo XXI. Me rodea y me acompaña en mi camino profesional, un equipo de artesanos locales de oficios afines a la joyería que dominan técnicas concretas, específicas y tradicionales que complementan las piezas de joyería.

 

Entiendo que una joya es una obra de arte que te vibra o no, pero que te despierta sentimientos y te hace pensar. Cada joya que hago lleva una pequeña parte de mí, porque es el resultado de un camino creativo lleno de emociones intensas que se pueden tocar y lucir.